CIENCIA & INVESTIGACIÓN

Cómo hacer aún más valiosa una joya

Las mejoras en productos ya existentes son un componente esencial de la investigación en Symrise. Los científicos de Aroma Molecules acaban de encontrar un nuevo camino para la elaboración más eficiente de la sustancia aromática Ambrocenide® y lo están recorriendo.

El ámbar es una de las fragancias más valiosas. Durante mucho tiempo se obtuvo exclusivamente del tracto digestivo de los cachalotes. Esto era —y sigue siendo— extremadamente caro. Ya son muy pocos los fabricantes de perfumes de lujo que siguen usando esta sustancia. En cambio, la mayor parte se fabrica de forma sintética. Los científicos de Symrise desarrollaron hace algún tiempo la sustancia aromática Ambrocenide®, que se aproxima mucho al ámbar clásico, con notas ambarinas, a madera, secas y muy intensas. Se trata de una materia prima exclusiva para perfumes, es decir, que solo se emplea para crear aceites perfumados. No obstante, se encuentra en todos los tipos de aceite perfumado. Empieza por la categoría prémium de la perfumería, las Fine Fragrances, y llega hasta productos del hogar clásicos, suavizantes, detergentes o limpiadores, pasando por fragancias de aseo personal, gel de ducha, champú o cremas. Por tanto, Ambrocenide® se usa en toda la gama.

El material de origen para la síntesis es el cedreno, una sustancia obtenida del aceite esencial del cedro. Por tanto, esta sustancia aromática está de plena actualidad, ya que cubre la gran demanda de materias primas de fuentes renovables. A esto hay que añadir que Ambrocenide® tiene un umbral olfativo muy bajo. Por tanto, se puede conseguir un efecto relativamente potente con una cantidad mínima. «Todo ello en conjunto hace a este producto muy atractivo», constata Marcus Eh, Director Global Marketing, Aroma Molecules. En efecto, su demanda es muy alta. «Por ello, en su día pensamos en cómo producir la sustancia aromática de una forma mucho más eficiente y nos pusimos en contacto con los investigadores del Instituto Leibniz de Investigación Catalítica de Rostock», explica Eh. Era lógico dar el paso en esta dirección, ya que el instituto (LIKAT) y Symrise llevan varios años colaborando en diversos ámbitos. Eh añade que los científicos llevan ya mucho tiempo trabajando con los tipos de reacción en cuestión.

Johannes Panten (izq.) y Marcus Eh han reflexionado sobre la forma de fabricar Ambrocenide de una forma más eficiente.

MÁS CORTO Y EFICIENTE El proyecto duró aproximadamente año y medio. En un primer paso, en la fase de laboratorio en el Instituto Leibniz, los investigadores realizaron numerosos ensayos. A partir de ahí cristalizó una vía, la más prometedora y con mejores perspectivas: en lugar de varios pasos de reacción costosos que generan muchos residuos, los investigadores del Leibniz encontraron un camino mucho más corto y eficiente para llegar al resultado deseado. Esta nueva vía se puso a prueba en el laboratorio de optimización de procesos de Symrise. «Lo que intentábamos era comprender los parámetros del resultado», relata Marcus Eh. A continuación se organizó una campaña piloto en la que se fabricaron algunos cientos de kilogramos de la sustancia aromática. «Este escalamiento tuvo éxito y, con la ayuda del departamento técnico, se trasladó el método a una escala técnica», explica Johannes Panten, Innovations Technology Scouting, Scent & Care. «Para nosotros esto significa en concreto que podemos llegar de una forma mucho más eficaz y con un uso mucho menor de materiales de partida a nuestro producto de valor Ambrocenide®, que en último término es una de nuestras joyas en la cartera de Aroma Molecules», añade Marcus Eh.

PROTECCIÓN DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL Aroma Molecules ha establecido toda una familia de patentes en torno al producto Ambrocenide®. Todo lo relacionado con el desarrollo de Ambrocenide® es propiedad intelectual protegida de Symrise. «Las optimizaciones y las mejoras son un componente permanente de los esfuerzos en materia de investigación, ya que con nuestros productos siempre estamos expuestos al contexto de la competencia», subraya Marcus Eh. «Esto incluye precisamente también el proceso de fabricación mejorado que hemos desarrollado con el LIKAT y que nosotros hemos trasladado a la escala técnica».

Este nuevo proceso es un paso más rumbo a una producción más sostenible. El hecho de que la reacción química sea mucho más selectiva y aporte también más rendimiento permite reducir por un lado el uso de materias primas mientras que, por otra parte, se generan menos productos residuales y secundarios. Ambas cosas se corresponden con los principios de la Green Chemistry o «Química Verde». «Por eso este proyecto encaja claramente en nuestro objetivo empresarial de hacer aún más sostenibles los procesos de producción», añade Johannes Panten. «Y, naturalmente, cuanto más competitivos sean nuestros productos y procesos, tanto más estaremos contribuyendo también al crecimiento de Symrise».


Más información sobre los 17 SDG en el SymPortal: https://t1p.de/SYM-SDG

© Symrise All rights reserved 2020