CIENCIA & INVESTIGACIÓN

La biodiversidad es cosa de todos

Symrise está comprometida con analizar a fondo la compatibilidad natural de sus actividades comerciales para fomentar e implementar objetivos con base científica en aras de la naturaleza y la biodiversidad.

Las cosas no pintan bien para la biodiversidad en la Tierra. Según un informe de Naciones Unidas publicado en 2019, aprox. un millón de los ocho millones de especies animales y vegetales que se estima que hay en el planeta están en peligro de extinción. A su vez, esto pone en peligro en todo el mundo la estabilidad y la funcionalidad de los ecosistemas y merma su capacidad de abastecer al ser humano con las prestaciones ecológicas y los recursos naturales esenciales. Esto incluye la alimentación, el agua potable, suelos fértiles, la polinización, el control de los parásitos o la regulación del clima. Desde hace mucho, no solo los científicos vienen advirtiendo de que la pérdida masiva de biodiversidad es al menos tan amenazante para el ser humano como el cambio climático. Como empresa dependiente de las prestaciones ecológicas naturales e inspirada por la diversidad y la estética de la naturaleza, Symrise ha entendido que la única garantía para el bienestar humano y la economía sostenible es una naturaleza intacta y unos ecosistemas con un buen funcionamiento. La ciencia actual afirma que, sin medidas paliativas concertadas, la evolución actual puede provocar considerables mermas en el bienestar y fracturas sociales y económicas, ya que la creciente demanda de recursos naturales y prestaciones de los ecosistemas por parte de una población mundial cada vez más numerosa está suponiendo una merma de la capacidad de la naturaleza a la hora de facilitar sus prestaciones en la medida suficiente. Symrise asume este reto colaborando en el desarrollo y la implementación de objetivos con base científica en aras de la naturaleza dentro del «World Business Council for Sustainable Development» (WBCSD) junto con actores del mundo de la ciencia, la política, la sociedad civil y otras empresas con mentalidad afín.

REGENERAR LA NATURALEZA En este contexto, los objetivos con base científica son aspiraciones vinculantes, medibles, viables y acotadas en el tiempo que se fundamentan en los últimos conocimientos científicos y que deben garantizar una transformación de la economía y la sociedad que permita que una población mundial en torno a los 10 000 millones de personas en el año 2050 pueda vivir y explotar la tierra dentro de sus límites naturales.

«Mientras que en el ámbito del clima ya existe un objetivo con base científica reconocido a nivel internacional, el tema de la naturaleza y la biodiversidad aún está en la casilla de salida», afirma Sascha Liese, del Departamento de Sostenibilidad del Grupo Symrise. «Fundamentalmente, se trata de detener sin demora en la medida de lo posible la pérdida de naturaleza y biodiversidad tanto terrestre como acuática y garantizar una regeneración completa de la naturaleza hasta el año 2050. Se trata de una labor ingente que es inviable sin contribuciones eficaces por parte de la economía», añade Liese.

Debemos trabajar en diseñar toda la cadena de creación de valor para que sea compatible con la naturaleza.

Sascha Liese, Manager Corporate Sustainability

INSTRUCCIONES DE ACTUACIÓN CLARAS Según el WBCSD, el sector de la alimentación y los bienes de consumo juega en este sentido un doble papel crucial como uno de los principales desencadenantes de la crisis natural global pero también como llave imprescindible para solucionar el problema en el futuro. Por ello, se insta a las empresas como Symrise a evitar y minimizar los efectos negativos sobre la naturaleza, a esforzarse en favor de la regeneración y el restablecimiento naturales y a impulsar contribuciones para una transformación radical de los modelos de negocio dañinos para la naturaleza.

Según Liese, a partir de esto se pueden deducir instrucciones de actuación claras. «Además del cambio climático, la contaminación del medio ambiente, la difusión de especies invasoras, la sobreexplotación de los recursos naturales y la degradación o la destrucción de los hábitats y ecosistemas se cuentan entre los principales factores que explican esta pérdida natural a nivel mundial. Por eso las empresas tienen ante sí la tarea de analizar en este sentido todas las actividades comerciales y evaluar si potencian o mitigan los factores que impulsan esta pérdida de la biodiversidad», explica. Sin embargo, ¿qué actividades comerciales de Symrise contribuyen concretamente a potenciar la pérdida de la naturaleza y la biodiversidad? «Esta claro que, junto con clientes, proveedores y otras partes interesadas, debemos seguir trabajando en diseñar toda la cadena de creación de valor para que sea compatible con la naturaleza», comenta Sascha Liese. Por ejemplo, una mayor productividad de los recursos, la degradabilidad biológica de los productos o la renuncia y la reducción coherentes de las emisiones de sustancias nocivas a las aguas, los suelos y la atmósfera. Además, está el fomento de métodos de cultivo sostenibles para las materias primas agrícolas y silvícolas, la optimización ecológica de los sistemas de cultivo correspondientes o también el uso sostenible de los recursos biológicos procedentes de la recolección silvestre, que en principio solo se deben consumir en la medida en que se puedan renovar.

Hace mucho que ya no solo las ONG, la ciencia y la política les exigen a las empresas que implementen objetivos con base científica en aras de la naturaleza, sino que también los clientes o el mercado de capital se están sumando cada vez más a esta exigencia. «Estoy convencido de que Symrise va a cumplir las expectativas cada vez más altas de sus partes interesadas en cuanto a una actuación sostenible con la naturaleza», concluye Sascha Liese


Más información sobre los 17 SDG en el SymPortal: https://t1p.de/SYM-SDG

© Symrise All rights reserved 2020