PRODUCTOS & CLIENTES

El todoterreno de las especias

Es importante como especia, pero también como medicamento, como relajante y como componente de perfumes: nos referimos al clavo. Para Symrise, es un elemento muy importante en el área Oral Care. Junto con los agricultores y un proveedor, Symrise ha desarrollado en la isla de Sulawesi un proceso destinado a configurar el cultivo de clavo con ahorro de recursos.

El clavo tiene múltiples aplicaciones: en la India está presente prácticamente en cualquier curry, en Europa y Estados Unidos condimenta en Navidad los platos de carne, la repostería o las bebidas calientes y en algunas zonas de África sirve para aromatizar los platos de arroz. El aceite del clavo es muy apreciado en la aromaterapia y también se emplea en la medicina natural como remedio para los dolores en los dientes. Por otra parte, el clavo también es una planta interesante desde el punto de vista científico: habitualmente, los aceites esenciales contienen entre 250 y 500 componentes individuales, mientras que en su caso solo presenta entre 50 y 150, y el componente principal es el eugenol, elemento principal del aceite de clavo. Concentra una proporción de entre el 60 y el 85 por ciento, en función de si se destilan las flores, las hojas o los tallos.

Para Symrise, el clavo juega un papel crucial en el área Oral Care. «En general se conoce el clavo por la cocina, pero no se suele asociar al cuidado dental», comenta Clair Mok, experta en marketing de Oral Care en Singapur. En este sentido, hay regiones donde el clavo es conocido exactamente por ello, ya que está considerado como antibacteriano y antioxidante, es bueno para las encías y contribuye a tener unos dientes blancos. Sobre todo en Asia, prácticamente no hay producto de cuidado dental que no contenga eugenol. En la región Asia/Pacífico, este mercado crece cada año en torno al ocho por ciento. En el año 2024 debe alcanzar los 31 500 millones de dólares. El crecimiento se basa a menudo en nuevos productos y, por ejemplo, ahora está de moda el carbón vegetal y toda una serie de sustancias naturales como conceptos aromáticos. «No obstante, el clavo seguirá siendo uno de los componentes principales», asegura Dirk Schwannecke, VP Oral Care APAC. «Y es un caso muy especial, porque su percepción cambia mucho de unos países a otros».

Los expertos en marketing también tienen que prestar una atención especial a este aspecto. «Observamos detenidamente lo que desean los consumidores y las tendencias que hay. Sobre esta base, decidimos también hasta qué punto queremos dar visibilidad a algunos ingredientes en el producto final», explica Clair Mok. «Por ejemplo, si estamos desarrollando una nueva pasta dentífrica y el clavo es un componente principal del sabor, pero también importante para la función o el efecto, les aconsejamos a nuestros clientes que muestren las flores en los envases, porque se trata siempre de recurrir también a las emociones, a lo conocido y lo familiar. A esto hay que añadir —y es cada vez más importante— el aspecto de la naturalidad».

PREFERENCIAS REGIONALES El eugenol es, junto al mentol, el anetol, los aceites de menta de diversa procedencia o el eucaliptol, una de las 20 sustancias más importantes. Está presente en la pasta dentífrica, el colutorio, el hilo dental o incluso en el polvo dental, que se usa sobre todo en Bangladés. Las catadoras Annie Chan, Qinyi Phua y Alice Leong ya han creado varios cientos de borradores de pasta dentífrica y colutorio, porque el tema tiene su complejidad. «Debemos comprender en profundidad lo que quieren nuestros clientes y, por tanto, lo que quieren los consumidores de los distintos países y regiones», comenta Chan. Su colega Qinyi Phua añade: «La creación se basa en las directrices de los clientes y en la investigación de mercado que realizamos de forma conjunta con el departamento de marketing». Mientras que los japoneses y los chinos se muestran más reservados ante el sabor del clavo, en la India, Sri Lanka o Indonesia se puede encontrar hasta en el 60 por ciento de los productos de Oral Care. Pero hasta dentro de los propios países se registran diferencias: en la India, por ejemplo, hay un gran desnivel entre el norte y el sur.

En la creación de Flavor se emplea el eugenol, pero también aceites de las hojas o las flores. Según la aplicación prevista, los catadores eligen entre muchas variantes para hacer las mezclas aún más complejas. «Para ello apostamos por aceites naturales, porque son más auténticos y también porque la tendencia aquí en la región Asia/Pacífico apunta hacia una mayor naturalidad, igual que en el resto del mundo», explica Siddhartha Chatterjee, Senior Flavorist. El uso también depende de los precios y de la disponibilidad. «Por eso siempre recibimos con satisfacción la incorporación de nuevas fuentes de materia prima sostenibles».

Las catadoras Alice Leong, Annie Chan y Qinyi Phua (de izq. a der.) ya han creado cientos de borradores de pasta de dientes y colutorio con aceite de clavo.

Dr. Norbert Braun y su colega analizan la calidad de los clavos usando el cromatógrafo de gases.

El socio local Van Aroma les facilita a los cultivadores de clavo las plantas de destilación necesarias.

Según las estimaciones, en Sulawesi hay 30 millones de claveros.

Los equipos de Symrise y Van Aroma comprueban la calidad del producto: (de izq. a der.) Ramkumar Venkataraman (Symrise), un empleado de Van Aroma, Sandeep Tekriwal (Van Aroma) y Norbert Braun (Symrise).

Con plantas de destilación propias, los campesinos de Sulawesi están en disposición de ampliar sus negocios y realizan una importante contribución a la conservación de las comunidades locales, una labor en la que reciben el apoyo de Symrise y Van Aroma.

CREACIÓN DE VALOR SOSTENIBLE La región de referencia es la isla de Sulawesi, en Indonesia. En ella, Symrise ha integrado estrechamente su propia cadena de suministro con los agricultores y el proveedor Van Aroma. Juntos, los implicados han diseñado un proceso destinado a que el cultivo de clavo se haga ahorrando recursos. «Queremos apoyar a los campesinos de Sulawesi de cara al futuro para que puedan ganarse la vida de forma continua, que las materias primas naturales crezcan de forma sostenible y que al mismo tiempo dispongamos de una fuente segura de materia prima», explica Ramkumar Venkataraman, VP Purchasing APAC. Añade que por eso es especialmente importante contar con una cadena de creación de valor transparente y sostenible. «Cuando nuestro proveedor Van Aroma, del que adquirimos desde hace muchos años no solo productos de clavo, sino también pachulí y aceites de citronela, acudió a nosotros con la idea de un proyecto conjunto, esto despertó nuestro entusiasmo de inmediato», relata Venkataraman. En efecto, lo importante para Symrise es un desarrollo integral: la empresa y Van Aroma adoptaron a partir de entonces varias medidas de forma conjunta. Primero se les mostró a algunos campesinos cómo podían colocar redes bajo sus árboles para recoger las valiosas hojas que anteriormente se limitaban a desechar. Esta formación se amplió entonces a varias comunidades. Lo siguiente fue pasar a la producción. La gente recibió una educación técnica que les permitía procesar con destilaciones propias los clavos, pero también muchos otros productos, y conseguir así ingresos durante todo el año. Esta iniciativa también ha sido positiva para Van Aroma. «Obtenemos productos de clavo buenos, sostenibles, trazables y de disponibilidad segura que ahora podemos ofrecer en todo el mundo también gracias a la cooperación con Symrise», afirma Sandeep Tekriwal, copropietario y CEO. «El compromiso directo en los pueblos tiene la ventaja adicional de que los agricultores nos perciben como un socio fiable, y así puede surgir una colaboración a largo plazo», añade Ramkumar Venkataraman.

UN PROCESAMIENTO MÁS COHERENTE En la perfumería, el clavo juega un papel aparentemente insignificante, pero en realidad es importante. Debido a su intensidad, en este ámbito no puede ser en ningún caso predominante y muchas veces ni siquiera se debe percibir. «Sin embargo, es imprescindible en la dosis correcta y muy difícil de sustituir», explica Norbert Braun, VP Innovation & Scent & Care. Por eso, en la mayoría de los casos solo figura en las composiciones de fragancias en una proporción de entre el uno y el diez por mil.

Es cierto que el eugenol es el ingrediente clave, pero los investigadores también se están fijando en otros componentes: un ejemplo de ello es la fracción de humuleno del clavo, que se compone principalmente de alfa-humuleno y beta-cariofileno. Estos terpenos apenas se habían usado hasta ahora, y los investigadores están experimentando si se pueden utilizar y cómo hacerlo. «Esto podría dar lugar a nuevas notas aromáticas atractivas y también sería muy sostenible, ya que supondría procesar las plantas de una forma aún más coherente», reflexiona Braun. Para ponerlo a prueba, se trajo de su último viaje a Indonesia también polen de clavo y pétalos secos. Hasta la fecha, Symrise todavía no ha utilizado los aceites generados a partir de ello. «Pero a partir de ahora podré hacer ensayos en el laboratorio».


Más información sobre los 17 SDG en el Symportal: https://t1p.de/SYM-SDG


Puede leer más información al respecto en el informe empresarial digital: https://t1p.de/SYM-CR19-Clove

El compromiso en los pueblos tiene la ventaja de que los agricultores nos perciben como un socio fiable.
Ramkumar Venkataraman, VP Purchasing APAC, Scent&Care Singapur

© Symrise All rights reserved 2020