MERCADO & TECNOLOGÍA

La economía circular en la cría de pescado

Las gambas son un producto muy popular. Ecuador ocupa el segundo puesto entre los mayores productores, pero en las piscifactorías del país también se generan residuos valiosos. Un equipo de la BU Aqua detectó en esto la oportunidad de crear un nuevo producto que contribuye de muchas formas a una mayor sostenibilidad.

Cuando Hiroshi Ozeki mira por la ventana de su oficina en la localidad ecuatoriana de Durán, puede ver a los pescadores en el río Guaya mientras trabajan. Tiene a sus clientes casi a la vuelta de la esquina, ya que Ozeki es el director de la Business Unit Aqua para las regiones LATAM y NA. La planta de producción de Symrise se encuentra en pleno centro de la producción de gambas ecuatoriana.

Junto al petróleo y las bananas, las gambas se cuentan entre los productos más importantes para las exportaciones del país. En 2019, Ecuador suministró a todo el mundo crustáceos por un valor de 3600 millones de dólares. Los animales se crían en grandes piscifactorías entre tres y cuatro meses, y a continuación se procesan, se envasan y se exportan. Algunos clientes quieren las gambas sin cabeza y sin cáscara. Solo puede quedar la aleta de la cola. Las gambas se pelan directamente después de la captura en las fábricas in situ. Así se generan al mes más de cinco toneladas de restos de gambas. «Hasta hace unos años, estos residuos eran un gran problema para la industria», afirma Hiroshi Ozeki. «Muchos de ellos iban a parar a los campos adyacentes». Había que encontrar una solución sostenible.

«Para nosotros, los restos de la captura no son tanto un problema, sino una oportunidad», explica Ozeki. Sobre todo las cabezas de las gambas están llenas de nutrientes. Los expertos de la BU Aqua se pusieron manos a la obra para desarrollar sobre la base de su experiencia en hidrólisis un método destinado a elaborar a partir de los restos de gambas un valioso ingrediente para el pienso para peces. Este proceso de hidrólisis se refuerza con enzimas. El resultado es Actipal HP 1, un polvo rico en péptidos que es nutritivo, conserva la buena salud de los peces, presenta una larga durabilidad y es fácil de transportar. Por tanto, es ideal para las necesidades de los fabricantes de pienso para peces. Lo importante para que el nuevo producto tenga una alta calidad continua es la calidad de los restos de las gambas. «Y en Ecuador es muy alta», afirma Ozeki. Añade que esto se debe a la forma en que se crían las gambas en el país.

Henry Hiroshi Ozeki Campos dirige la Business Unit Aqua en las regiones LATAM y NA.

Para que el modelo de la economía circular funcione, es importante que los empleados de la BU Aqua tengan en mente la calidad de los flujos secundarios.

En 2019, Ecuador suministró a todo el mundo crustáceos por un valor de 3600 millones de dólares.

En forma de polvo, Actipal HP1 ofrece una larga durabilidad y resulta idóneo para el transporte.

En Ecuador se crían menos animales por metro cuadrado de agua en comparación con otros países. «Además, es muy bajo el uso de antibióticos como protección contra las enfermedades», subraya Ozeki. Y también la ubicación de la planta de producción juega un papel importante para la calidad. «Por eso estamos aquí en Durán, para mantener los trayectos de transporte lo más cortos posible, y además procesamos los productos de las gambas en un plazo de 24 horas tras la captura», explica Ozeki.

Actipal HP 1 se vende en todo el mundo. Los clientes más importantes están en Europa. Gran parte del producto se destina a las granjas de salmones de Noruega. Para que la cría de pescado sea lo más sostenible posible, hay vigentes Estrictas normativas que afectan también al pienso que comen los peces.

La acuicultura es uno de los sectores que más rápido está creciendo dentro de la producción alimenticia de todo el mundo, pero la cría comercial de pescado tiene su lado oscuro. Los críticos censuran continuamente la carga que suponen para el agua las piscifactorías y ponen el foco sobre los peces depredadores en la cría, que para un crecimiento sano se alimentan a menudo con peces salvajes. Gracias al uso de Actipal HP 1 y a su alto valor nutritivo, los acuicultores no tienen que incluir en el pienso tantos peces salvajes. Este ingrediente en los pellets de pienso atrae a los animales, de forma que lo ingieren antes de que se hunda al fondo y pueda convertirse en una carga para el medio ambiente. Incluso aporta una pequeña cantidad de un pigmento liposoluble característico de las gambas. Hiroshi Ozeki está convencido: «Con Actipal HP 1 estamos contribuyendo a que la cría comercial de pescado sea más sostenible a largo plazo».


Más información sobre los 17 SDG en el Symportal: https://t1p.de/SYM-SDG

© Symrise All rights reserved 2020

Imprint | Terms & Conditions | Privacy Policy | Cookie Policy