PRODUCTOS & CLIENTES

Tendiendo puentes

Con el proyecto «Bridging the Gap», Symrise trabaja en aras de la transferencia de conocimientos entre las generaciones y realiza así una contribución significativa al establecimiento de cadenas de creación de valor sostenibles.

El olor de la menta recién cortada impregna el aire en la región de cultivo, en el estado federal indio de Uttar Pradesh, a solo unas horas en coche al este de Delhi. De allí obtiene Symrise la materia prima para procesarla como ingrediente en sabores y fragancias. Sin embargo, la empresa no solo actúa allí como comprador, sino que también tiene en marcha el proyecto de sostenibilidad «Bridging the Gap».

«Cuando hago un viaje de trabajo, por ejemplo a las regiones de cultivo de menta en la India, aprendo muchísimo», relata Hamish Taylor, Symrise Advisor on Sustainability. Desde el año 2010, Taylor ayuda a la empresa a que su compromiso a nivel ecológico, económico y social sea exitoso a largo plazo.

Hamish Taylor trabaja desde Escocia, y «Bridging the Gap» (BTG) es su proyecto de sostenibilidad más importante en estos momentos. El nombre se podría traducir como «Tendiendo puentes», y no cabe duda de que en el mundo aún son muchos los puentes que quedan por tender. Así, ya se han llevado a cabo proyectos de BTG en países como la India, Filipinas, Indonesia, Sudáfrica, Ghana, Marruecos y Sudán, entre otros. «Junto con organizaciones estatales, grandes empresas y ONG, trabajamos para un desarrollo sostenible y para reforzar las comunidades agrícolas», explica Taylor. Su escritorio está a rebosar con más de una docena de pilas de papeles de proyectos actuales y futuros. «Es cierto que la pandemia de la COVID-19 está ralentizando nuestro compromiso, pero nuestra estructura nos hace imparables», afirma convencido.

IMPORTANTES FACTORES DE ÉXITO Hay tres factores importantes que se dan en todos los proyectos BTG. Factor de éxito número uno: las asociaciones. Estas varían en función del país, la zona de cultivo y la materia prima y, según Hamish Taylor, son garantía de éxito en todos y cada uno de los proyectos, sin duda también por el hecho de que figuran como uno de los objetivos de desarrollo en la «Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible» de Naciones Unidas. «Establecer una asociación significa unir fuerzas y compartir experiencias comprometiéndose a largo plazo», subraya Taylor. «Nuestros proyectos siempre se crean para varios años».

El segundo factor es la rentabilidad. «Forma parte de nuestro modelo de negocio», afirma Taylor. «Es sorprendente la imagen que se sigue teniendo aún en el año 2020 de las personas que trabajan en aras de la sostenibilidad. Hay muchos que se sorprenden cuando me oyen hablar sobre beneficios». Pero este factor se formula siempre al inicio de todo proyecto de «Bridging the Gap». Todos los implicados en la cadena de suministro deben obtener beneficio. Hamish Taylor: «Solo tendremos éxito si el proyecto es rentable para los agricultores y sus familias, para los intermediarios, para Symrise, para nuestros clientes y también para sus propios clientes. La experiencia nos demuestra que, cuando esto no es así, los socios pierden muy rápido el interés y al final se pierde más que se gana».

El tercer factor de éxito presenta muchas facetas: consiste en la forma en la que se actúa. Esto incluye mostrarse activos in situ, comunicarse de igual a igual, saber escuchar al otro, tomarse en serio mutuamente y aprender unos de otros. «Debe ser una convivencia armoniosa», afirma Hamish Taylor. Esto también implica reconocer que no todo se puede controlar desde el propio escritorio. «Si soy consciente de esto y actúo en consecuencia, puede ocurrir que lo que parecía imposible pase a verse como posible y termine por fin haciéndose realidad».

Estamos creando nuevas oportunidades para la agricultura que, a su vez, nos brindan acceso a productos naturales y de alta calidad.
Heinrich Schaper, President Flavor

Mientras que Hamish Taylor actúa como asesor autónomo, también hay empleados de Symrise que se involucran en los distintos proyectos, tanto desde Alemania como directamente en las zonas de cultivo. Por ejemplo, Mark Birch, Sustainability Director Flavor, y Marion Lettenmeier, Key Account Manager BU Beverages. Ambos participan en el más reciente de los proyectos de BTG, que se está organizando en Filipinas y que gira en torno al cultivo del coco. Los socios in situ son el cliente de Symrise Pernod Ricard con la marca Malibu, el fabricante de extracto de coco Franklin Baker y la Sociedad Alemana de Cooperación Internacional (GIZ). «Y, naturalmente, los agricultores filipinos también son para nosotros una parte importante de esta asociación», explica Marion Lettenmeier. Su colega Mark Birch añade: «Todos aportan amplios conocimientos y experiencias, y por eso el compromiso es tan dinámico».

Si se observan los detalles de BTG en Filipinas, pronto se ve claramente cuáles son los abismos sobre los que hay que tender puentes. «Uno de los problemas más acuciantes en la agricultura es la brecha intergeneracional. Se trata del hueco que se produce cuando la generación joven no desea continuar con la profesión de sus padres, en parte también porque estos desean una “vida mejor” para sus hijos», explica Mark Birch. Actualmente, en muchas regiones de cultivo esto se está compensando con un incremento en el crecimiento de la población y una mejor atención sanitaria, unido a una subida del promedio de edad, pero son muchos los agricultores que carecen de una perspectiva real.

«Y hay riesgos que suponen una amenaza y no se pueden combatir a título individual», añade Mark Birch. La caída bajo el umbral de la pobreza depende a menudo de una tormenta tropical más o menos. Esto se debe a que hay otros «puentes» que tender, por ejemplo para cubrir fisuras de conocimientos. En efecto, son muchas las preguntas que necesitan respuesta: ¿cómo conseguir una explotación sostenible también cuando se es una granja pequeña? ¿Cómo funciona la contabilidad moderna? ¿Los métodos de cultivo aprendidos de los padres son los más eficientes? ¿Por qué especie de palmera tengo que sustituir los árboles demasiado antiguos? ¿Está garantizado el abastecimiento de agua potable limpia para la localidad? ¿Es estable la situación política? BTG ayuda a encontrar respuestas. «Para mí es un proyecto muy emotivo, sobre todo desde que visito por mí misma las plantaciones de coco, lo que me ha permitido ver in situ los problemas y comprenderlos», confiesa Marion Lettenmeier.

Deepak Chamola, responsable de productos financieros en GIZ India, y Dorothea Kilb, codirectora del proyecto SDG Compact «Bridging the Gap».

NP Singh, coordinador de equipos de campo en la ONG Tanager, muestra un mapa de ensayo que permite evaluar la salud de los suelos.

En el proyecto de coco en Filipinas, los agricultores y sus familias reciben apoyo para el cultivo sostenible.

Todos los participantes en el proyecto se reúnen periódicamente para comentar los procesos.

Conseguir los objetivos de sostenibilidad de la ONU mediante asociaciones

Symrise desea contribuir con su actividad empresarial a que se puedan alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Sustainable Development Goals, SDG) formulados por Naciones Unidas (ONU). En 15 minutos, impactantes imágenes en movimiento del Amazonas, Madagascar y otras partes del mundo muestran cómo Symrise realiza su actividad económica de forma sostenible mediante asociaciones locales y cómo se benefician del proceso de creación de valor los participantes.

El proyecto BTG creado para cuatro años en Filipinas tiene objetivos claramente definidos: 500 agricultores y sus familias reciben apoyo y formación a través del programa y su facturación debe incrementarse en un 15 por ciento. «La gente se da cuenta de que la agricultura sostenible es la mejor forma de agricultura», afirma Mark Birch.

Esto también se aplica al proyecto BTG de cultivo de menta en la India: «Gracias a la cooperación con el fabricante de alimentación estadounidense Mars tenemos acceso a un total de 25 000 agricultores», explica Hamish Taylor. El asesor se muestra impresionado por las cifras que ha podido ver tras una fase piloto: han recibido formación 256 agricultores que cultivan la menta con métodos tradicionales. Los costes de producción se redujeron en un 14 por ciento, la productividad subió un 34 por ciento y los ingresos incluso un 157 por ciento.

«Nuestro proyecto “Bridging the Gap” va a marcar una enorme diferencia sobre todo a largo plazo», comenta Laurence Briand, Sustainable Development Manager y codirector del proyecto en Uttar Pradesh. «En efecto, la menta es el sustento vital de muchas personas: en la India se produce el 80 por ciento de la oferta mundial, que es cultivada por más de 750 000 pequeños agricultores». BTG puede conseguir muchos logros en este sentido, ya que los socios son grandes. «En la India somos un equipo compuesto por empleados de Mars, del centro tecnológico indio Nectar, de la GIZ alemana y de la ONG educativa Tanager», añade Laurence Briand. «Este amplio alcance nos ayuda mucho a asentar la sostenibilidad a gran escala en toda la cadena de suministro».

Heinrich Schaper, Presidente de Flavor, explica los planes de futuro que tiene Symrise para «Bridging the Gap». «Habrá nuevos productos, nuevos socios y nuevas regiones de cultivo. Pero, sobre todo, queremos reflexionar y actuar con una mentalidad más a largo plazo y comprometernos en proyectos BTG a diez años vista. Así seremos un socio aún más fiable para los agricultores y les transmitimos el mensaje claro de que estamos a su lado».

Asociaciones


Con el proyecto «Bridging the Gap» en el marco de SDG Compact, Symrise posibilita asociaciones de aprendizaje entre proveedores y clientes y, con ello, uniones directas únicas a lo largo de toda la red de creación de valor. Estas redes transparentes le permiten a Symrise contribuir a diseñar programas de intervención eficaces que mejoran las condiciones para los agricultores locales y les transmiten a los clientes la certeza de mantener siempre bajo control su cadena de suministro ampliada. En el año 2023 debe garantizarse que más del 70 por ciento de los agricultores implicados aplican prácticas agrícolas inteligentes para el clima, que se facilita su acceso a recursos financieros y que se apoya de forma selectiva a los jóvenes emprendedores locales. Para ello, Symrise y sus socios de proyecto del sector privado invertirán diez millones de euros en los próximos cuatro años.


Más información sobre los 17 SDG en el Symportal: https://t1p.de/SYM-SDG

© Symrise All rights reserved 2020