EMPRESA & ESTRATEGIA

Tenemos un plan de acción claro

Bernhard Kott, Senior Vice President Corporate Communications y Chief Sustainability Officer, habla sobre los objetivos de sostenibilidad en Symrise y por qué el éxito económico, la gobernanza empresarial sostenible y la aceptación social no son factores excluyentes entre sí.

Bernhard Kott también preside desde enero el Sustainability Board.


Team Spirit: Desde enero de 2020, además de su cargo como director de la comunicación del grupo, ha asumido el puesto de Chief Sustainability Officer. ¿Qué supone para usted este cargo adicional? Bernhard Kott La comunicación y la sostenibilidad siempre han estado estrechamente interrelacionadas. Por eso no me ha resultado difícil profundizar en los temas adicionales. Para nosotros, los primeros meses del año están marcados por la elaboración del informe (de sostenibilidad) empresarial. Esto consume mucho tiempo. Tras su publicación, he mantenido muchas charlas sobre el desarrollo de los objetivos de sostenibilidad en Symrise. El intercambio de impresiones ha sido especialmente intenso con los responsables de sostenibilidad de las divisiones y con los miembros del Sustainability Board.

¿Cuáles van a ser los grandes retos y objetivos en materia de sostenibilidad? Uno de los temas destacados es el cambio climático. En este sentido, nos hemos fijado objetivos ambiciosos. A partir de 2030, nuestra empresa debe ser positiva para el clima. Tenemos un plan de acción claro sobre la manera de conseguirlo. Además, a partir de 2025 queremos emplear solo la denominada «electricidad verde». El equipo de sostenibilidad hará un seguimiento insistente de ambas iniciativas. Otro tema importante es la conservación de la biodiversidad: Symrise es una empresa que depende en gran medida de la naturaleza. Empleamos importantes materias primas naturales de todos los rincones del mundo y, por tanto, también de las más diversas zonas climáticas. Tenemos que proteger nuestra naturaleza. Y nosotros queremos contribuir.

¿Qué significa esto en concreto? Hemos empezado pronto a obtener materias primas importantes de cultivos sostenibles y a comprometernos activamente en los países de origen. Este compromiso, p. ej. en el caso de la vainilla de Madagascar, cuenta con un reconocimiento general y es una referencia en cuanto a retrointegración exitosa en materias primas clave. Pero también hay otros proyectos muy prometedores. Por ejemplo, «Bridging the Gap» (BTG). Bajo la dirección de Mark Birch, Sustainability Flavors, este proyecto abarca distintas áreas y está impulsando iniciativas para materias primas como la menta de la India, el coco de Filipinas o de nuevo la vainilla de Madagascar con grandes clientes, organizaciones no gubernamentales y equipos locales de Symrise. «BTG» es un buen ejemplo de cómo podemos convertir nuestros esfuerzos en materia de adquisición sostenible de materias primas en éxitos comerciales directamente con proyectos para los clientes. También salen beneficiados los agricultores locales, ya que establecemos junto con ellos una agricultura sostenible. No obstante, la pandemia del coronavirus ha dificultado enormemente el control de los proyectos.

Otro ejemplo es el modelo de negocio de nuestro Segmento Nutrition. Tradicionalmente, obtiene lo mejor de la naturaleza y reutiliza flujos secundarios procedentes de las industrias y los nuevos mercados para desarrollar soluciones sostenibles para una mejor alimentación en todo el mundo. De esta forma queremos conseguir que haya un mejor estado de salud y bienestar a través de la alimentación y al mismo tiempo contribuir a una economía circular. Por ello, el equipo de sostenibilidad dirigido por Marie Le Hénaff trabaja en el proyecto «Future Fit» para priorizar y fomentar iniciativas con un compromiso a largo plazo con la sostenibilidad.

¿En qué medida son importantes unas tecnologías sostenibles para el uso de las materias primas? Tomemos como ejemplo «Green Chemistry». El segmento Scent & Care opera de una forma especialmente exitosa en este sentido. Este es el caso del procesamiento químico de materias primas renovables como los pinos, material de partida para los terpenos que producimos con ahorro de recursos en la sede estadounidense de Jacksonville. Está también el uso de ingredientes naturales como sustancias activas cosméticas, p. ej. a partir de la caña de azúcar en Hydrolite-Green, un importante módulo para productos de aseo personal. Otro ejemplo es el proceso de producción de mentol, probablemente el mejor del mundo y en el que prácticamente no se generan sustancias residuales. Los equipos operativos de las áreas desarrollan continuamente los procesos. Philippa Smith, responsable en S&C de la gestión de la sostenibilidad, refleja claramente esta ventaja tecnológica para Symrise. Se está haciendo un trabajo magnífico que, por otra parte, es muy apreciado por nuestros clientes. Me gustaría añadir un ejemplo del área Nutrition. Con un proyecto denominado «Future Fit», los equipos dirigidos por Marie Le Henaff y Vanina Bordier están arrojando luz sobre la orientación sostenible futura del área. El objetivo es el lema «Bring better Nutrition to the World».

¿Cómo se conectan entre sí las diversas actividades en Symrise y a quién afectan? En principio, la sostenibilidad afecta a todas y cada una de las personas que componen nuestra empresa. El Sustainability Board se encarga de la coordinación general y además pone en marcha medidas selectivas. Además, contamos con una red mundial de embajadores. En este sentido, los symrisianos han implementado en todo el mundo multitud de ideas grandes y pequeñas en aras de una mayor sostenibilidad. Cada empleado puede aportar su contribución o llamar la atención sobre aspectos donde todavía no operamos explícitamente de forma sostenible.

¿Qué papel asume el Consejo de ­Administración en el ámbito de la sostenibilidad? El Presidente de la Junta Directiva, el Sr. Bertram, es el máximo responsable de sostenibilidad en nuestra empresa. Los presidentes de área también asumen su responsabilidad e impulsan iniciativas de sostenibilidad en sus unidades y equipos. Entre ellas se incluyen las medidas que acabo de mencionar. Corporate Sustainability promueve iniciativas que abarcan las distintas áreas y se encarga del intercambio de conocimientos. Tomemos el ejemplo del Sr. Bertram, que además representa a Symrise de cara al exterior. Así, es miembro del jurado y el comité supervisor del Premio de Sostenibilidad de Alemania, que ya hemos ganado en dos ocasiones. Participa activamente en el World Business Council para el desarrollo sostenible y es también nuestro representante en la iniciativa One Planet for Business). En ella, los directores de las empresas —entre ellos nuestros grandes clientes y nuestros competidores— debaten sobre los grandes retos que tenemos por delante, especialmente en lo referente a la conservación de nuestra biodiversidad y a unas fuentes de materias primas naturales.

¿Cuáles son los temas que ocupan actualmente la actividad cotidiana del Corporate Sustainability Board? Por un lado, debemos cumplir muchas obligaciones en cuanto a elaboración de informes. Así, cada vez estamos recibiendo más preguntas de nuestro círculo de inversores acerca de nuestro denominado «ESG Performance» (es decir, nuestro rendimiento en materia medioambiental, social y de gobernanza), que engloba intereses como la protección medioambiental, el compromiso social y la buena dirección empresarial. Investor Relations, con Tobias Erfurth a la cabeza, coordina estas consultas, a las que respondemos desde el equipo de sostenibilidad. Es algo similar a lo que ocurre con las preguntas financieras que debe plantearse a diario una empresa con cotización en bolsa. Además de las numerosas preguntas que nos hacen los inversores, también nos evalúan por nuestro rendimiento en cuanto a sostenibilidad prestigiosas agencias de calificación, como MSCI, Sustainalytics, ISS ESG, CDP, EcoVadis, SEDEX, un aspecto que está bajo la responsabilidad de Helmut Frieden. También se encarga de coordinar las numerosas Social Compliance Audits que nos exigen nuestros clientes e inversores y dirige la elaboración de informes de cifras de rendimiento no financieras para incluir en el informe empresarial anual.

La capacidad de rendimiento sostenible de Symrise se compara continuamente a muchos niveles con la competencia, con los clientes y con las prescripciones legales. Doris Gattermann mantiene una comunicación diaria con la red de embajadores y es la persona de contacto para organizaciones externas como el World Business Council para un desarrollo empresarial sostenible. Así vinculamos las actividades internas y externas y nos mantenemos siempre atentos al mercado.

Nuestro experto y persona de contacto para el tema de la biodiversidad es Sascha Liese. Él brinda todo su apoyo a las áreas operativas. Surgen muchas preguntas en este sentido, especialmente por parte de los clientes. Un tema de vital importancia es la seguridad y la protección de la salud de nuestros empleados. En este sentido, se coordinan las medidas más diversas, entre otras un proyecto piloto en Tesium en Holzminden.

En los medios también se escribe mucho sobre sostenibilidad, ¿cuál es nuestra aspiración? Queremos dar pruebas fehacientes de nuestras iniciativas y no limitarnos a decir palabras bonitas. Tomemos como ejemplo el objetivo climático 2030. Fuimos la empresa número 61 del mundo que ya en 2017 se declaró a favor de que los progresos se certificaran de forma externa. En Alemania estuvimos entre las primeras diez que se incorporaron a la iniciativa «Science Based Targets». Por lo demás, seguimos estrechamente los Sustainability Development Goals, es decir, los objetivos de Naciones Unidas, y presentamos informes anuales sobre nuestros progresos. Para Symrise hemos organizado nuestros aspectos de sostenibilidad en cuatro bloques temáticos: protección medioambiental, empleados y sociedad, adquisición de materias primas e innovaciones sostenibles. Dichos bloques constituyen el marco que debemos someter a certificación por parte del legislador cada año. Estos coeficientes no financieros son responsabilidad del Consejo de Supervisión de Symrise. Para una empresa con cotización en bolsa, esto implica un alto nivel de complejidad.

¿Cuál es el marco estratégico de los temas para 2020? El marco de este año y el próximo es el tema de la naturaleza. De ella depende nuestro negocio. Incluso la fundación de la empresa en el año 1874 se debió a ella, cuando se usaron las coníferas del Solling como materia prima para la obtención de vanilina idéntica al natural. Las gráficas muestran las muchas facetas y su relevancia para nuestro negocio y nuestros esfuerzos diarios. Aquí se reflejan las actividades esenciales de Symrise y de nuestros clientes, así como los retos sociales y en materia de política medioambiental. En el ámbito de la comunicación sobre sostenibilidad, que es responsabilidad de Friedrich-Wilhelm Micus, se ilustrará a lo largo del año la naturaleza como imagen principal con todas sus facetas. Presentaremos informes sobre las iniciativas y los progresos y pondremos un foco especial sobre el informe de sostenibilidad del próximo año.

El marco de este año y el próximo es el tema de la naturaleza.

© Symrise All rights reserved 2020

Imprint | Terms & Conditions | Privacy Policy | Cookie Policy