MERCADO & TECNOLOGÍA

Lo sano también debe saber bien

Las proteínas alternativas avanzan imparables. No solo recurren a ellas los veganos y los vegetarianos, sino que también son cada vez más los consumidores que apuestan por la sostenibilidad. Una entrevista con Regina Lueghausen, VP Global Marketing Flavor Division.

Las proteínas alternativas se han convertido en una destacada tendencia. ¿En qué medida ha contribuido a ello la COVID-19? La COVID-19 ha supuesto un incremento en la oferta de productos con base vegetal, puesto que los consumidores los perciben claramente como saludables y más seguros. Por tanto, el segmento de los productos proteínicos alternativos continúa aún con más fuerza su rumbo de crecimiento.

¿Se trata de un fenómeno global? ¿O hay mercados concretos especialmente relevantes? Los productos con base vegetal avanzan imparables en todo el mundo, especialmente en los países industrializados. En este sentido, Norteamérica y la región EAME son los principales centros neurálgicos. Pero también en APAC y LATAM, donde la soja juega un papel muy importante, los equipos de Symrise están desarrollando ahora conceptos basados en las preferencias de sabor regionales y en los formatos de producto relevantes en cada zona que van más allá de las típicas «hamburguesas veganas».

¿Qué información está extrayendo Flavor de los estudios de Consumer Insight sobre productos proteínicos alternativos? Nuestros equipos de Marketing y Consumer Insight de todo el mundo han llevado a cabo amplias investigaciones. Por ejemplo, esto nos ha permitido saber que en la región EAME muchos consumidores desean tener un producto que sea muy parecido a la carne tanto en sabor como en textura y aspecto. Otro grupo grande de consumidores están interesados al mismo tiempo en probar formatos de producto novedosos, como por ejemplo el falafel, unas pequeñas bolitas hechas de garbanzos. Las preferencias son muy diversas, y hemos reaccionado en este sentido.

¿Qué supone para Symrise la concentración en productos con base vegetal? Los productos vegetales son un segmento que crece en todo el mundo. Nuestro enfoque comercial refleja también en este sentido la dualidad del consumidor final: aunque las proteínas vegetales están al alza, las personas siguen comiendo carne. Lo único que ocurre es que una parte del consumo de carne se va sustituyendo paulatinamente por productos proteínicos alternativos. Por ejemplo, el asado del domingo sigue siendo importante en el Reino Unido como lo ha sido siempre, pero al mismo tiempo también van apareciendo en la cesta de la compra otros productos novedosos como humus de garbanzos para untar o helado con base de coco. Si a los consumidores les saben bien los productos con base vegetal, los irán integrando sucesivamente en su alimentación y reducirán así indirectamente las emisiones de CO2 provocadas por la ganadería. Así, de paso podemos hacer como empresa una contribución social positiva.

¿Cómo está abordando usted la demanda de los consumidores de productos proteínicos alternativos certificados como «clean label»? Los consumidores quieren saber de qué están hechos los productos que consumen. Y Flavor ofrece soluciones de sabor naturales que figuran declaradas de forma fácilmente comprensible. En este sentido, nuestro departamento de autorizaciones es un importante punto de asesoramiento tanto para los equipos internos como para los clientes con vistas a desarrollar listas de ingredientes relevantes para los consumidores.


Más información sobre los 17 SDG en el SymPortal: https://t1p.de/SYM-SDG

Los clientes aprecian sobre todo la complejidad culinaria que somos capaces de ofrecer.
Regine Lueghausen, VP Global Marketing Flavor Division

© Symrise All rights reserved 2020