MERCADO & TECNOLOGÍA

Un nuevo tipo de colaboración

Symrise apoya a start-ups del sector de la alimentación y obtiene así valiosas perspectivas sobre el panorama.

KitchenTown se fundó en 2014 en San Francisco. Desde 2019, KitchenTown Berlin tiene sede en la Mollstraße de la capital alemana. Allí también se organizan periódicamente eventos.

Para las start-ups, el camino desde la idea de negocio hasta que el producto está listo para su comercialización suele ser costoso, arduo, agotador y, sobre todo, larguísimo. A pesar de tener una idea genial, muchas de ellas se quedan en nada. Para evitarlo, en el sector de la tecnología funcionan desde hace algunos años incubadores de start-ups que acogen a jóvenes emprendedores. Este modelo se ha trasladado ahora también al sector de la alimentación: KitchenTown Berlin ayuda a las mentes creativas a desarrollar sus ideas para convertirlas en productos exitosos en el mercado. Situado cerca de la popular Alexanderplatz berlinesa, el KitchenTown «Maker Space» es al mismo tiempo espacio de coworking, cocina de ensayos e instalaciones de producción en miniatura. Desde su inauguración en noviembre de 2019, KitchenTown Berlin ya ha acogido a bordo a más de 30 empresas asociadas. Algunas de ellas se ocupan de nuevas materias primas y procesos, mientras que otras aportan su experiencia con marcas de bienes de consumo o han asentado modelos «Direct-to-Consumer». En su condición de único fabricante de sabores en el proyecto, Symrise les facilita su know-how en el ámbito del sabor y su implementación técnica. Las start-ups obtienen acceso a innovaciones, pero también a expertos que les ayudan a la hora de desarrollar las aplicaciones. Así, las empresas jóvenes pueden utilizar de forma selectiva ingredientes naturales, tecnologías o procesos de Symrise. «Las start-ups se benefician de nuestro know-how y nosotros, por nuestra parte, nos vamos adentrando ya hoy en las categorías de producto del mañana», afirma Regine Lueghausen, VP Global Marketing Flavor Division.

Jan Eckhardt, de Symrise, con el cofundador de Kitchen Town, Lucas Neuss, y la desarrolladora de productos de Kitchen Town, Katharina Rütze.

Justo ahora se ha puesto de manifiesto la dinámica que se puede desarrollar a partir de la combinación de las vías rápidas en el «Maker Space» y la experiencia de socios externos como Symrise. Un joven empresario que estaba de viaje en Estados Unidos en otoño de 2019 se dio cuenta de que allí cada vez salían al mercado más bebidas de la nueva categoría de refrescos con bajo contenido de alcohol, bebidas con gas ligeramente alcohólicas con ingredientes naturales y notas de sabor afrutadas pero que prácticamente no contenían azúcar ni calorías. Su objetivo es desarrollar un combinado alcohólico similar especialmente para el mercado alemán. Dado que en el ámbito de los refrescos la tendencia apunta hacia soluciones de sabor naturales, Symrise ha atesorado proactivamente una amplia experiencia en este ámbito y se ha anticipado a la tendencia. Y de esto se ha beneficiado también la start-up. El pequeño grupo se puso manos a la obra en Berlín en KitchenTown, y en enero de 2020 KitchenTown Berlin estableció el contacto con los expertos en bebidas de Symrise de la sede bávara de Nördlingen.

Ese mismo mes, los fundadores se desplazaron a Nördlingen para participar en un taller de desarrollo que incluía la cata de las primeras creaciones propias. «Lo mejor de todo fue que no hubo que esperar semanas por el feedback sobre las ideas, sino que se produjo de forma inmediata», explica Sylvia Hini, Technical Manager, Beverages EAME. Sobre la base de los comentarios de los catadores, los prototipos de la nueva bebida se optimizaron directamente in situ con sabores de Symrise. Después del taller, el ritmo no decayó ni un ápice: en febrero se realizaron los últimos ajustes hasta que se obtuvieron las recetas finales con sabores naturales y una solución de Taste Balancing natural de Symrise. En marzo se envasó el primer lote de bebidas y al poco tiempo se puso en marcha la tienda web. Es cierto que la venta online sufrió las consecuencias de la pandemia del coronavirus, pero aun así se demostró que la decisión fue acertadísima. Solo una semana tras el lanzamiento de la tienda web ya se había vendido íntegramente el primer lote. Sin embargo, el fundador no había contado con la posibilidad de tener que ampliar su capacidad de producción tan rápido.

Con el apoyo de KitchenTown Berlin y de Symrise, en menos de un año surgió un nuevo producto exitoso a partir de una idea. El nuevo refresco con bajo contenido de alcohol se podrá encontrar pronto no solo en Internet, sino también en determinados supermercados, en distribuidores de bebidas y, naturalmente, en los bares. Y esto es solo el principio: muchas otras start-ups prometedoras esperan ya colaborar con Symrise.


Más información sobre el Food Incubator aquí: www.kitchentown.de

© Symrise All rights reserved 2020