Carreteras estrechas, instalaciones laberínticas, un camión grande: los conductores de Symotion siempre tienen una concentración máxima al volante. Aquí en la imagen: Andreas Neitzel, de transportes internos.

PRODUCTOS & CLIENTES

Ojo avizor en el tráfico de fábrica

Cada día circulan vehículos que pesan toneladas por las calles de los centros de producción de Symrise. Para evitar accidentes, todos los implicados en el tráfico deben prestar mucha atención. No solo los conductores

Aunque las calles sean estrechas y sinuosas y no haya semáforos ni pasos de cebra, en el recinto de las fábricas de Solling y Weser está vigente el reglamento general de circulación. «Sin embargo, muchos empleados ni siquiera son cons­cien­tes de ello», explica Reinhard Nowak, gerente de Symotion. Así, le ha llamado la atención que algunos colegas cruzan la calle tranquilamente mirando su teléfono o uno al lado de otro. Así es imposible prestar atención al tráfico. «De esta forma no solo se ponen en peligro a sí mismos, sino también a los conduc­tores», afirma Nowak convencido. Este tipo de situaciones se dan a diario mien­tras circulan camiones de 40 toneladas, cargadores laterales, transpaletas de piso bajo, vehículos de puente intercambiable, Unimogs con diversos remolques y carretillas elevadoras.

Los conductores de Symotion conocen bien la situación y circulan con los ve­hículos industriales a un máximo de 15 km/h por las calles estrechas y con poca visibilidad. Pero no son los únicos. También hay muchos vehículos de otras empresas que transitan por los recintos de las fábricas. «Los conductores ex­ternos dan por sentado que en nuestras instalaciones está vigente el regla­mento general de circulación y conducen aún más rápido», explica Andreas Ostermann, director de transportes internos y logística en Symotion. Además, debido a las circunstancias de la producción hay contenedores y palés por todas partes que dificultan la visibilidad. Si encima los peatones se despistan, la cosa se com­plica. Entonces se incrementa automáticamente el riesgo de accidentes. En efecto, si el conductor de un camión de 40 toneladas se ve obligado a frenar repentinamente, en ese momento se liberan enormes fuerzas físicas. 40 elefantes necesitan algunos metros para poder pararse por completo. «Por una parte estas situaciones son peligrosas, pero por otro lado también se desperdicia una enorme cantidad de energía», explica Ostermann. Está claro que el camión tiene que volver a ponerse en movimiento después.

Un gran problema para los conductores es la altura de la cabina y, en conse­cuencia, la obstaculización de la visi­bilidad sobre el suelo. «Cada vez que se frena, esto supone estrés para el con­ductor y para el material», continúa Ostermann. También por este motivo es obligatorio realizar cursos periódi­camente. En efecto, la ley de cua­li­fi­cación de conductores profesionales esta­blece la realización de un curso obligatorio cada cinco años. Preci­sa­mente a principios de noviembre cinco colegas de Symotion pusieron a prueba su capacidad.

HAY QUE TENER CONSIDERACIÓN CON TODOS «Para garantizar la seguridad en el recinto se necesita la aportación de todos los empleados», apela Reinhard Nowak. No solo de los conductores de Symotion. También ellos realizan pe­rió­dicamente cursos sobre segu­ri­dad, y los respon­sables de seguridad se reú­nen habitualmente con Ralf Galonska, especialista en seguridad laboral, para buscar soluciones juntos. Tomemos el ejemplo de las carretillas elevadoras de horquilla: se han equipado con una luz azul. Se trata de una señal que indica en qué dirección se desplaza la carretilla. Esto sirve de advertencia para los transeúntes y las personas que se encuentran alrededor.

Cada persona es responsable de su propia seguridad. Pero cada uno tam­bién debe prestar atención para no poner en riesgo a los demás. «Esto es también una cuestión de respeto», subraya Reinhard Nowak. «Solo así podemos evitar accidentes en el recinto de la fábrica».


Más información sobre los 17 SDG en el SymPortal: https://t1p.de/SYM-SDG

© Symrise All rights reserved 2020